MOTION GRAPHIC: LA POLARIZACIÓN DEL TEJIDO EMPRESARIAL

En la última década, coincidiendo con el inicio de la crisis económica, se observa en España una tendencia hacia el minifundismo empresarial, siendo significativa la reducción del número de empresas pequeñas y medianas. Por su parte, suben las microempresas y se mantienen las grandes.

Ese mayor retroceso de las empresas con menos de 50 trabajadores explica la mitad de la caída del empleo en estos años, cuando se perdió un total de dos millones de puestos de trabajo. Por el contrario, las grandes compañías recuperan los niveles de plantilla previos a la crisis.

En cuanto a productividad, son las medianas las que registran mejores ratios, al crecer un 26,6% entre 2008-2017, frente a las microempresas (-2,8%), siendo éstas las más numerosas y las que dan empleo a más trabajadores.

Hay que eliminar, por tanto, barreras e incentivar el crecimiento de las empresas, para que puedan internacionalizarse, innovar y retener talento. En definitiva, ganar tamaño.

(Motion Graphic para el Círculo de Empresarios)

 

 

 

 

Anuncios

FINANCIACIÓN “FINTECH” PARA PYMES Y AUTÓNOMOS, POR DÓNDE EMPEZAR

Que la banca tradicional esté cerrando acuerdos con plataformas fintech o creando las suyas propias para no perder terreno en el negocio de la financiación online, deja claro que esta alternativa de inyección de liquidez para pymes viene para quedarse. Y no sólo para solicitar un crédito, sino también para realizar otras operaciones ordinarias, como el anticipo de facturas o los descuentos de pagarés. (Sigue leyendo en Blog SOSPyme, de Solunion)

MOTION GRAPHIC: LA INDUSTRIA COMO MOTOR DE CRECIMIENTO

El sector industrial es la piedra angular del crecimiento de un país por su capacidad para impulsar la competitividad e internacionalización de una economía. Su efecto arrastre sobre otros sectores, la calidad del empleo que genera y su capacidad de innovar  y de extender la tecnología a la sociedad hacen de las manufacturas un motor de la productividad.

Los retos a los que se enfrenta son dos: la transformación digital que trae consigo la Cuarta Revolución y las llamadas cadenas globales de valor. Es decir, la pérdida de peso de la producción nacional en favor de terceros países con menores costes. Sin embargo, a partir de la crisis económica se observa una ralentización de este proceso y nuestra industria empieza a recuperar protagonismo en las exportaciones.

Es por ello que en los últimos años, el sector manufacturero gana peso en la economía. El objetivo es elevarlo del 14% actual al 20%. Para ello es prioritario trabajar en nueve puntos:

1.- Lograr un precio competitivo de la energía

2.- Mejorar las infraestructuras de transporte

3.- Promover la internacionalización

4.- Incentivar la inversión en innovación y digitalización

5.- Impulsar la formación de los trabajadores

6.- Proteger la unidad de mercado y evitar inseguridad jurídica

7.- Fomentar el aumento del tamaño de nuestras empresas

8.- Establecer una fiscalidad coordinada entre administraciones

9.- Y, por último, en materia medioambiental impedir que la legislación sobre cambio climático nos perjudique competitivamente y apoyar la economía circular

Para afrontar estos desafíos es clave un Pacto de Estado que apueste firmemente por situar a la industria como motor de progreso de nuestro país.

(Motion Graphic para la CEOE)

 

 

DE POR QUÉ TENGO QUE DIGITALIZAR MI NEGOCIO

En un futuro cada vez más próximo, habilitadores de la llamada Cuarta Revolución como Blockchain, Machine Learning, Cloud, Data Analytics, Big Data, Internet of Things (IoT)… se habrán integrado en el proceso productivo de cualquier empresa. Quien se resista al cambio, se quedará fuera del mercado. El camino hacia la transformación digital no es sólo cosa de las grandes. Afecta a todo el tejido empresarial, sea cual sea su tamaño, y urge, especialmente, entre los proveedores de compañías ya digitalizadas. En cuatro años, el 40% de las empresas no existirán tal y como las conocemos hoy. Lo dice un informe sobre la digitalización de Fujitsu, referido al mercado español. (Sigue leyendo en el Blog SOSPyme, de Solunion)

AUTÓNOMO O EMPRESA, CUÁNDO DAR EL SALTO

Es el eterno debate del autónomo. ¿Cuándo es el momento idóneo? No te dejes llevar por lo que te recomienden conocidos que dieron el salto y ahora dicen ver más ventajas, especialmente aquellas que afectan al bolsillo (deducciones). Porque la cuenta no es tan sencilla y no sólo hay que tener en cuenta lo que factures.

Empecemos por el que más interesa. ¿Cuánto debes facturar para que te compense pasar de autónomos a Sociedad Limitada? Los expertos de la Asociación de Trabajadores de Autónomos (ATA) recomiendan plantearse el salto cuando el rendimiento neto se sitúe en torno a 45.000 euros anuales. Ojo no te equivoques y pienses que en el momento de ser empresa sólo pagarás el 25% del Impuesto de Sociedades. Tú pasarás a tener una nómina y, como tal, seguirás cotizando por el tramo del IRPF que te corresponda, tal y como ya lo haces como autónomo. Así que, echa bien la cuenta, porque a partir de entonces harás frente a dos impuestos. Es verdad que a la hora de deducirte gastos, como empresa puedes incluir más y que Hacienda parece que tiene una especial predilección por los autónomos… No en vano, del total de empresas que conforman el tejido empresarial español (2.854.473 a fecha de noviembre de 2017), más de la mitad son de autónomos sin asalariados, según los datos del Ministerio de Economía.

Pero hay otros aspectos que van más allá del meramente económico y que son importantes de tener en cuenta. De un lado, hay empresas que no quieren proveedores autónomos, se fían más de la solvencia de una estructura empresarial. Desgraciadamente es así, aunque si el panorama del autoempleo sigue creciendo, como todo apunta, alguien tendrá que cambiar. Y no serán los autónomos.

Pedir que cambien los bancos ya es más difícil. Estos tampoco confían demasiado en la estabilidad económica del autónomo, para los que el grifo del crédito cae con cuenta gotas.

Os dejo el enlace del post completo publicado en el Blog El Exportómetro de Solunion.

¿CÓMO DETECTAR SI UN CLIENTE ES MOROSO?

Una de las principales causas del cierre de negocios son los impagos, algo que con la crisis se incrementó de forma severa. Según un informe de la aseguradora de crédito Solunion, el 98% de las empresas tiene retrasos en el cobro de sus facturas. Así que, a la hora de elegir un cliente, más vale prevenir que curar. Os dejo una enumeración de acciones que se deben de realizar antes de empezar a trabajar con terceros.

1.- Buscar datos de la empresa por internet

2.- Preguntar por los plazos de pago

3.- Solicitar información sobre morosidad en ficheros de morosos

4.- Buscar el balance en el Registro Mercantil

5.- Encargar informes de riesgo

6.- Contratar un seguro de crédito

Si queréis ampliar más información, os dejo el enlace del post completo publicado en el Blog El Exportómetro